oxwell L-bu

***Mi Nina Blanca, mi Monja Blanca***

***Mi Niña Blanca, mi Monja Blanca***

Titiritando de frio en los

bosques de las Verapases,

así te encontré a los pies

de una ceiba…

 

Tu belleza me deslumbro

tu rostro empalideció,

cuando nuestras miradas

se encontraron.

 

Un quetzal de pronto paso

acariciando tu rostro con

su bella cola…

Tus ojos como carambola

se fueron detrás de el,

mi corazón seguía allí junto

a ti  titiritando de frio cuando

el chipi chipi te baña el rostro.

 

Mi niña blanca, mi Monja Blanca

que has crecido en esta tierra

de leyenda, maíz y café…

 

Mi niña blanca, mi Monja Blanca

que tiemblas de la emoción

cuando escuchas las teclas

morenas de la marimba…

 

Mi niña blanca, mi Monja Blanca

que eres algo así como una lagrima

de Dios…

Lagrima de alegría, lagrima de tristeza

que hace fecunda a esta tierra del quetzal.    

Comentarios2

  • yrisco

    ee me gusta esta muy bonito el tirititi jij un abrzo y cuiadte

  • Lissi

    Te mereces un 100!! mientras lo leía se me erizó la piel, y es que estoy acá, pero pienso en los húmedos bosques donde crece libre la Monja Blanca. Una vez al año visito estos parajes llevando a estudiantes para que disfruten de los paisajes con sabor a historia y a guatemalidad.
    Un abrazo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.