Escarzaga

Soneto II

Como una quimera se alza esta luna,

Poseyente, y de fulgor de cristal amarillo,

Que atrayente, sus dunas se sonrojan

Ante el camino de purpúrea lisonja.

 

Es pues una verdad olvidada,

Que los pasos la generan,

De una vida clara pero impura,

Asertiva en su equivocado alcance corto.

 

La vida no es si no muerte

Vestida de ajuar de todo pecado,

Para toda alma incompensable.

 

Y en grave alarde de tuerca sonrisa,

Se evapora la noche

Y nace el día.

 

E.

 

Comentarios1

  • Hector adolfo sanchez

    Un profundo sentimiento evocan tus letras.

    Logras trasmitir tu sensibilidad.

    Un gusto leerte amigo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.