emiliaojuez

El no tiempo

Siempre miras la hora y son la diez
y piensas...
Ese momento es fugaz o quizá distante 
o tal vez un augurio.

Tu mirada se detiene he hipnotiza las agujas del reloj.
¿Qué será?, ¿por qué no puedes moverte?.

Y el silencio es un castigo 
que esconde la muerte.
Todo se apaga tan lentamente,
ya no respiras el aire que habitas,
ya no sientes,
enmudece tu voz.
Tu cuerpo desvanecido en la habitación
y el reloj marcando la hora de tu partida.Desapareció.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.