Glomo

PIN

                      Siete letras tiene la palabra viajero. 

                      Me pongo las botas, cojo la mochila 

                      y a descubrir el mundo entero. 

                      Siete letras tiene también mí terrible

                      deseo: "dineros",  carecía de ellos, aposté 

                      en el juego y lasuerte hizo el efecto. 

                      La comparación es odiosa y yo evitaba

                      hacerlo, había conseguido tenerlo,

                      lo difícil estaba hecho lo siguiente era caramelo.

                      Todo a mi favor salí del casino feliz y con

                      precaución. Todo estaba en mi saldo, las

                      tarjetas de crédito pesaban como oro y yo

                     ,sin saberlo, era espiado hacía unos días. 

                      Siete, rojo , fue mi número de la suerte, y      

                      casi el de mí muerte. Tuve siete tarjetas,

                     cada cual más llena, y en un callejón oscuro

                     me asaltaron. dámelo todo", - "Solo tengo esto".

                    Cogieron otra palabra de siete letras: " pistola".

                     Me apuntaron con ella: - La bolsa o la vida.

                     Les di la cartera con las siete tarjetas,  y  les

                     dije que no tenía nada más. El más alto y más 

                    gordo, se acercó y me asestó siete golpes que

                    me tiraron al suelo. - " De verdad, no tengo nada

                    más ".  - "Sí que tienes, desgraciado, dame los

                    números secretos". - 7,7,7,7,7,7,7 fue mi respuesta

                    sangrante, siete sietes para las siete claves que

                    me dejarían sin blanca bastante tiempo...

                    Hasta que volví a apostar, esta vez al siete negro,   

                    demasiado roja quedó la camisa, la acera y mi

                   desfigurada cara de éxito. Volví a ganar y

                   me atrapó el miedo. Esta vez las tarjetas pesaban

                   menos, eran 6 y las claves el número del diablo 

                   doble fueron 6,6,6,6,6,6, seis seises que me

                   asustaban cada vez que los marcaba, como

                   PIN,PIN,PIN,PIN,PIN,PIN,PIN el sonido de la

                   palabra golpeando mi cara, "culata" tiene seis

                   letras que aún recordaba, aunque no aprendí

                   del dolor que me provocaban. Así que volví a 

                   apostar, eligiendo otro número que anticipara 

                   la jugada. El número fue el cinco de las letras

                   que "tumba" conformaba, el color daba igual,

                   volví al negro del miedo que respiraba y,

                  finalmente, no salió pues era lo que deseaba,

                  cinco letras me salvaron de la tumba anunciada,

                   "ruina" también tiene cinco y al menos tenía 

                   "vida" que tiene cuatro y yo no apreciaba.

                   

                   

                    



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.