Míriam

Etéreo


Embriagado tiempo
occiso vagabundo
de la muerte,
de la vida,
del amor.
Sobrio destino
fogoso sedentario
de mi sueño,
de mi alma,
de mi corazón.


Tormento del enamorado,
corres cuando feliz es
y cuando triste es
te arrastras encadenado.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.