JUAN LEON DE LA VEGA

“UNA SECRETARIA PLANETARIA”




Las exigencias cubren.
La valía de una secretaria,
Son ángeles de la oficina,
Soldado sin bala y fusil
Resolviendo royos de guerra,
Con excusas, que no quiere inventarse,
Pero que el jefe pide,
Y las horas que se cruzan por el despacho,
Atentas y leonas, si se trata de negocios,
Nunca quera, que el jefe pierda,
De buenos modales, pero no sumisa,
Marcando el ritmo de visita,
Y borrando escalones de la agenda,
Si es urgente extiende el paso,
Debe asegurarse, de cita previa,
Suena que suena tecla,
Y la discreción, cerca de la mesa,
Con sus ojos como ventana, vigila todo,
Pero no todo, cuenta al jefe,
Sabe cuándo al jefe, se le hace grande la calvicie,
Y hasta el matrimonio le arregla,
En el carro, que el último pago de impuesto,
No falte a la cartera,
Se machilla con discreción,
Y con sus ojos negocia todo,
Desde la silla presidencial,
Hasta el padrón electoral,
Y en excusas, nadie le gana la oferta,
Reserva su restaurante,
Y hasta retira a los niños de la escuela,
Con dos semanas prepara,
El itinerario de viajes,
Si el hotel cuenta, con agua caliente,
Y si permiten llevar el perro,
Medicamentos que debe usar,
En casos de cortada,
Tarjetas de crédito,
Todo el gasto organizado,
Si lleva amante, o si decide,
Irse a la cama con la esposa,
Le coloco su agenda,
Y le llamo, para supervisar sus contactos,
Que nada se le pase,
Con el estrés del viaje,
Le contrato masajista,
Y si estoy dormida,
Me levanto y contesto,
Sus interrogantes,
De regreso le tengo,
Las llamadas importantes.
Los documentos firmados en su nombre,
Según la urgencia,
Los problemas que aun surgido,
En su ausencia,
Las cosas que he resuelto,
Y los viajes que le esperan con urgencia,
Los correos en espera,
Y una fila de documentos,
Que revise y firme,
Deudas que pagar,
Eventos que cubrir,
Y los disgustos que surgieron,
Cliente se enojaron,
Querían su respuesta,
Una carta de la embajada de Roma,
El presidente de la compañía Marfil Bello,
Llega en dos días.
Ya he reservado el hotel, los gastos de comida,
Regalos de anfitrión,
Una cena con música y licor,
Esta la agenda programada,
Con todo el panorama,
Credibilidad, con que debe ser tratado.
En su despacho deje,
El protocolo de Roma,
Y el modelo de negociaciones,
Se me olvidaba, como debe saludar,
A la esposa del Magnate, Gol Kennedy,
Y que espera de nosotros,
Como representante de la firma,
En este país.
Vienen acompañado de su niña,
Y le encanta cenar con cereales,
Tienen una hora de adelanto,
En términos de cultura, y eficiencia.
Le informo de la condecoración,
Al mejor empleado del año,
Me lo ha dicho a través del correo,
Esta listo el salón verde de París,
Esta para las 16 horas de mañana.
Con todo el glamour de celebridades,
Se ha invitado a la Reina Isabel de Inglaterra,
Y debemos procurar, una corte de honor,
En el programa, cuento con presencia estelar,
De Isabel Pantoja, tiene un repertorio de tres horas.
Llegará al hotel, Titanic Colón,
Todo de luces, y alfombra roja,
Doctor: Gonzalo Mistral de Madrid,
Se ha contrato, seis asistentes virtuales,
Y cuatro presenciales, para un evento de ópera.
Es estresante el desarrollo y planificación.
Pero tengo el consuelo,
De Betty la Fea, una eminente secretaria colombiana,
Todo está listo, las invitaciones han llegado,
Y contamos con el presupuesto,
Y la logística, requerida para el evento.
Las secretarias y su imagen,
Siguen estando de moda, en la red,
Y el mundo globalizado, y en segundo,
Toman decisiones, y dan solución,
Mi Jefe adora el detalle,
Y el labial, que le pongo a la oficina,
Sin dejar que suene, mi taco.
Adiestramiento y eficiencia,
En técnicas de oficina,
Ojos discretos, en el café, y el oficio.
Olfato para mi jefe,
Que nadie entre a su oficina,
Sin su permiso, y sin que yo lo quiera,
Inteligencia, y movimiento de curvas,
No puede faltar a la oficina,
Sin perder, profesionalismo de las curvas,
Disciplina y esmero,
Y Jamás querer,
Sentar en la falda del jefe,
Con pretexto, de servirle un café,
Y que me ponga la firma en la pierna,
Y me califique en el seno.
Una excelente secretaria,
Se distingue, por una auspiciante formación,
Ética, y pasión actitudinal,
Hace carrera, sin afrenta,
Y llevando en su frente calidad,
Dejando en alto,
Las mejores escuelas secretariales del mundo,
A eso llamo secretaria,
A la que mira y calla, y esconde la tinta,
Le pone peluca al jefe, tacos más altos,
Que los de ella, si el policía quiere,
Llevárselo por gasto de alimento,
Y por ella, le llamo Eva.
Y así protejo al jefe.
Como la espalda y el cinturón del jefe,
Como se cuida una aguja.
Tan guerrera somos,
Que del calzoncillo,
Lo saco de apuro.
Militar sin bala, a si somos,
Las secretarias,
Y no hay un gremio, sin tacones,
Caderas repletas de finura,
Oh Dios, como amo mis curvas,
Lucir el pecho, y las manos en el teclado,
Soy el corazón de la secretaria,
No hay mejor olfato en la oficina,
Que el que se destaca,
En las neuronas,
La mirada, Y el taco silencio,
De una tierna secretaria.

Comentarios3

  • María Ángel Santos

    Pormenorizada agenda secretarial, vaya que si son magas del oficio las secretarias.

    Saludos

  • JUAN LEON DE LA VEGA

    En la vida real, las secretarias, son el pilar del jefe, aliadas del poder, y hasta sus tacos pesan en la gerencia, muchas de ellas, son autónomas, otras, trabajan arraja tablas, muy estrictas, a las ordenes del jefe, por lo general, las secretarias Argentinas, y en su mayoría europeas, tienen buena injerencia en el manejo de la oficina, tienen imprevisto como en todo trabajo, te recordare un caso real , en las plantaciones de Cayambe, donde exportan las flores mas bellas del mundo, cuando las empresas estaban en quiebra, debian salir de la oficina, para contratar personal, para cosecha, y pos cosecha, reorganizar el presupuesto de alimentación, cuando vajaban negociaciones, ponerme en contacto con otras empresas, tenian un mercado muy grande europeo, y el mas grande objetivo, buscar alternativas, para que la flor saliera, cuando habia demaciado, yo pasaba algunas llamadas, y esta cerca del personal administrativo, y solia saber mucho, del oficio, sacer presupuesto, de nuevas contrataciones de buses, y para mi, que placer, siempre quise ser ese secretario, de alguien con mucho poder, politico y social, por eso lo pongo a mi querido Jefe Rafael Correa Delgado, el mejor jefe en el área de Marketing y negocios. pero siempre, mas reclaman los fracasos, a las secretarias, menos , las cualidades del exito, eso me pasa con Rafaelito, pero sigo apollando la buena gestión.

  • JUAN LEON DE LA VEGA

    UN ABRAZO A CLAUDIA LONDOÑO, Y A MUCHAS SECRETARIAS VIRTUALES Y PRESENCIALES, GRACIAS POR AYUDARME A CREAR.
    LAS SECRETARIAS TIENEN APUNTES, LA AGENDA ES UN RECORDATORIO, Y LA PLANIFICACIÓN DE ACTIVIDADES, ESTA CLASE LA RECIBÍ ONLINE, DESDE ARGENTINA.
    TODA BUENA SECRETARIA DEBE ACERTAR, EN EL BUEN MANEJO DE LA OFICINA, TACTO Y COMPROMISO,



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.