Wellington Rigortmortiz

* El Mágico Adiós (fuera de la saga)

En la boca del tiempo,

agoniza la saliva espesa

de horas mal ávidas,

recuerdos innecesarios,

llantos inútiles,

sueños estériles,

placebos del alma,

solo me quedan

instantes incesantes

de hilarantes sarcasmos

frente al espejo

que juega conmigo

fingiendo ser tu mirada,

la belleza, pasa inadvertida,

en mi mundo espiritual,

no existe!,

la sensualidad, es el dios,

que gobierna

fusionando la belleza

con la fealdad

y un mágico adiós,

tan placentero

como la verdad oculta,

asesina las fantasías;

la boca del tiempo se cierra,

en ese instante,

pierdo la conciencia…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.