Veruska Sanahuja

Lo Inefable

Ignota pureza
Benigna respuesta del vivir en segundos
Sin más que dar ni menos que regresar
Es la única esencia de ser en una sola manera

 

Grandeza de fundar un alma
Como un roble que arropa a las aves
El invierno no es quien muda las hojas
Sino el árbol es quien construye
su hito en la historia

 

No, no des tus pasos al viento
No Culmines tus suspiros
Ante el agobio de los silencios

 

Un alma violenta
Con el valor de retomar la bondad
Desde su albor, durante la humareda
y hasta la expiración de su propia senda.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.