Felipe Espilez Murciano

Un nuevo libro

Otro pedacito de vida dejándolo en un nuevo libro.


No es insólito, pues, que los libros tengan también aroma.


Si uno se va dejando el alma en sus hojas, ¡cómo no van a oler a vida!


La vida que se la regalaron a uno y, que uno ahora, la regala.


¡La vida!, que siempre huele a manzana.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.