HectorFlores

A un sentimiento que ataca.

 

Si es verdad que Dios somete 
incluso al albedrío de su obra 
¿Por qué muerde aquella cobra 
a nuestros corazones, indiferente? 
 
Si en el tiempo transcurrimos libremente 
sobre el triángulo lineal,  hacia la muerte, 
un amante sólo nos habrá besado la frente 
y tu recuerdo de mi mente resbalado, débilmente 
hacia mis manos. 
 
¿Por qué debo conformarme con la sutil forma 
de aquellos objetos perdidos y presentes? 
No hay placer entre esta invencible norma. 
Ni tu amor vive entre tantas muertes. 

 
II 
 
Si es verdad que el hombre vive 
heredando el tiempo de su padre 
no hubo, ni habrá ser quien labre 
aquella áurea oliva como Orive. 
 
Si en tu alma vieja camino fugazmente 
y aquella alarma de azar no se detiene 
el brillante resplandor de esta fuente 
cegará y será inane, caerá vagamente 
hacia tus llantos. 
 
¿Por qué debo conformarme con la pura sombra? 
Ya me abandona lento aquel recuerdo y aquel olvido. 
Sigue la picadura latente de la tan humana cobra. 
Sigue su veneno fluyendo con cada tiempo y latido. 

Comentarios1

  • kavanarudén

    Excistencial y profundo.
    Creo que no hay que conformarse, jamás.
    Seguir buscando, seguir preguntándose, seguir siendo inconformes y escribir.
    Un placer leerte.
    Un abrazo de mi parte

    • HectorFlores

      Exactamente. Ser inconforme y escribir...
      ¡Gracias! Otro desde aquí...



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.