Elnavegante

Tiempo de siembra

Cae la lluvia de nuevo 

en este ciclo que se inicia. 

El campesino se sacude el letargo 

y mira la tierra con ojos ansiosos. 

Allí, despejando el camino de zarzas y maleza 

le espera el surco abierto de la tierra generosa 

donde sembrará el grano entero y ya listo 

con su palpitar interno, latiendo intacto.  

El agua, aliada de esa ceremonia vital 

otorga el nutriente para levantarlo.

Ávido de alimento, como un infante

brota el nuevo ser, desde la humedad terrenal.

Eleva su talluelo de brazos vacilantes

para buscar el sol, como una ofrenda arcana

y la raicilla se despide y se dirige al centro,

orientándose mejor, cuanto más oscuro sea,  

buscan raudos, direcciones opuestas. 

Y, sin embargo, ¡Misterio! Un mismo objetivo. 

La vida que se renueva en una plántula. 

Es un goce para el campesino, 

un disfrute sencillo, en realidad, 

pero compartido con los suyos 

que lo lleva a expresar ¡Seguimos viviendo!

 

Comentarios2

  • Dulce

    Así es el milagro de la vida, y cada planta con miles de nutrientes y propiedades. Es una maravilla leerte describiendo el proceso, saludos

    • Elnavegante

      Agradecido por tus expresiones, Dulce. Un saludo cordial.

    • Ringo Stax

      Muy hermoso poema sobre las labores del campo, nunca lo suficientemente alabadas, donde la naturaleza florece, pero hay que ayudarla a florecer. He disfrutado de tu poema.

      Abrazos.

      • Elnavegante

        Gracias por lo que dices. Buen comentario acerca de la agricultura., Ringo. Saludos cordiales.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.