Manuel Meneses Jimenez

A TIEMPO...




...Y si no hubieras regresado desde

 

la distancia y el tiempo te diría

 

que la vida sería pobre en

 

vivencias, y entonces sí

 

sobrarían palabras

 

para poder decir

 

de ella, de la

 

vida, y de

 

ti,

 

compañera.

 

 

 

Gracias por, quizás sin saberlo, estar ahí escondida en la distancia. Ahí siempre, porque es ahí y así como te siento aún cuando no te encuentro a mi lado; estás cuando el Silencio me invade, cuando las horas se detienen delante de mí y me observan mirando al horizonte donde descansa mi mirada tras la búsqueda de tu silueta mirando desde el Este y por sobre el mar, ahí te veo en tu orilla y frente a la mía. Gracias por acompañarme en silencio cuando las ansias de ti me pueden, cuando estoy desesperado, cuando sabes y notas que te busco y no te encuentro en tu escondite lejano. Gracias.

 

 

 

A veces quiero llorar y provoco el llanto, es lo que me adormece la desesperación por algo que siento por ti, de alguien que tuve y no supe retener, que no supe hacer mía en aquel nuestro momento de niñez. Bendita tú entre todas las mujeres que supiste entender, que decidiste entenderme en el momento de la duda; bendita tú que supiste preguntar y esperar para comprender; bendito tu corazón ahí siempre escondido en la distancia.

 

 

 

Inmensa tú que me robaste las horas

 

y que me regalaste los días y me

 

diste el tiempo para quererte.

 

Inmensa tú que te dejaste

 

encontrar en la distancia,

 

en el tiempo, por sobre

 

la mirada desde un

 

ayer siempre

 

presente.

 

 

 

Inmensa tú que en la distancia

 

de un Silencio siempre

 

presente acudes

 

a tiempo de

 

dar lo que

 

eres:

 

Lo que eres Tú.

 

 

 

No habrá nunca caminos

 

distintos, ni huidas a

 

destiempos. No

 

así pasos por

 

Silencios ni

 

brumas.

 

Nunca.

 

 

 

A veces un momento, un solo instante, llena todas las miradas ocultas en ese espacio vacío que la distancia cubre y nos impide reaccionar a tiempo; es precisamente ese tiempo de experiencia, de paciencia, de conocimiento mutuo y de tantas cosas más el que siempre nos salva a última hora. Una vez más hemos aprendido que pase lo que pase siempre habrá un mañana y que será al mismo tiempo, pase lo que pase, una nueva oportunidad.

 

 

 

Las últimas palabras que

 

serán las primeras

 

siempre dirán

 

te amo.

 

(De ti)

 

 

 

Manuel, África.

 

 


Comentarios5

  • la negra rodriguez

    A la distancia el amor se valora ma cuando es verdadero y el tiempo lo incremente y no hay silenmcio, porque el amor lo rompe. bello escrito
    besos.

  • Arenilla

    En silencio y a la distancia le comento que es hermosa la creación escrita esta noche... como todo lo suyo que he leído.


    Abrazos cariñosos.

  • El Hombre de la Rosa

    Gratificante la lectura de tus bellas letras compatriota Manuel
    Un fuerte abrazo de amistad y afecto
    Críspulo el Hombre de la Rosa

  • winda

    A traves de la distancia te saluda mi silencio, para decirte con palabras mudas que tu escrito es genial.


    Saludos

  • Lina María

    Inmensa tú que me robaste las horas

    y que me regalaste los días y me

    diste el tiempo para quererte.

    Tienes razón es inmenso aquel que brinda su amor, su tiempo, su compartir.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.