le mont blanc

LA PALOMA Y SU NIDO ....

 

¡Que cosa, de no creer! , entre al taller de mi vecino, si se desean  malos olores, ruido  y polución,  en ese lugar se los  puede encontrar.  Es un taller de arreglos de autos (carros)  se pintan y todo lo demás.

Allí estaba, en una pequeña habitación,  techada a medias, dentro de un rollo  de alambre  tejido que pendía de un cable atado a  una biga de hierro , que era el soporte del  techo.

El pequeño nido, de escasos y finos  palos,  se balanceaba con  su metálico entorno, al compás del intruso viento. 

En el, un suave y diminuto   plumón color tierra, de vividos y oscuros  ojuelos  me observaban  sorprendidos,  sin duda la razón era que yo no era habitué del lugar, de todas maneras tuvo la confianza suficiente y se quedo.

La paloma y su nido, ¡Si señor! ,  claramente se podía observar desde abajo a través del tejido y del escaso nido,  sus huevos como dos pequeñas perlas blancas. Uno de los empleados me comentó, que ya había sacado una yunta de polluelos anteriores, que crecieron rápidamente y muy bien.

 ¡Si señor! como se adapta la naturaleza, a sus necesidades en el  medio ambiente,

¿Por qué pasa esto?, ya que estas aves antes, rara vez se veían en la ciudades, solo se podía observar con frecuencia en los campos , en los montes, bien digo antes, porque esos campos y esos montes ya son desiertos, o le falta poco, el hombre en su voracidad  por  los bienes y el dinero, correspondiendo a la creciente demanda demográfica, no perdona nada, no deja nada, ni un triste árbol,  para sombra del caminante, lo que no es cultivable  hoy,  seguro que es arena, sin duda, su pronto fin ya está escrito.

El cielo se oscurecerá, el aire será difícil de respirar, la creación del hombre será chatarra, no se escucharan ya  ruidos de orígenes metálicos, solo el canto del intruso viento, tocando antiguas canciones, en los timbales de los oxidados tejados.

No mas vida  "inteligente" solo un pequeño plumón color tierra, dándole de comer a sus polluelos, penderá de aquel derruido  techo, ¿De  donde conseguirá el alimento para sus hijos, no lo se? pero si se que lo hará, que  allí estará, y cuando regrese el sol del nuevo mundo, sobre la astillada y muerta  pantalla, de un costoso y  gigantesco  televisor, cantará la paloma, su inteligente e instintivo canto  de respeto por la vida.

¡Y porque no! , con una reverdecida  ramita de laurel en su pico.

 

 

 

L.M 

 

 

Comentarios5

  • PETALOS DE NOCHE

    Será que no tenemos alas, o tal vez el destino nivela la muerte de la vida... Sabes tu prosa esta interesante...

    • le mont blanc

      Tú comentario aun más Pet

      saludos L.M

  • efraguza123

    Me encanta que nos invites a la reflexión y a ponernos de lado de la vida...

    • le mont blanc

      A Ud. gracias amigo:
      Por la gentil deferencia de su atinado comentario.

      Saludos L.M

  • De Marco Liliana

    Gracias por su magistral exposición poética

    Un gusto caminar entre sus letras

    Un abrazo desde el alma

    Bendiciones abundantes

    Lilian

    • le mont blanc

      Gracias Pequeña Liz:

      Sin duda que tú tienes alma de blanca paloma.
      L.M

  • marie

    ay yo no te conoci,ya te conoci
    y no tengo nido

  • Genevieve_Moon

    Muy buen escrito, deberías publicar mas en el foro, eres muy bueno amigo...
    Un abrazo...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.