Quizás, muchos de ustedes hayan oído hablar del contenido de “El niño que enloqueció de amor” (una obra con varias décadas de existencia que se ha convertido en un clásico en muchos países), pero, probablemente, no tengan a su alcance la información suficiente como para determinar si este material se adapta, o no, a sus preferencias de lectura. Por esa razón, a continuación contaremos quién originó esta propuesta y en qué se basa la trama.

“El niño que enloqueció de amor” es una novela corta escrita por el autor chileno Eduardo Barrios que se publicó por primera vez en 1915. Por ese entonces, el relato generó una gran polémica por su osadía, ya que pretendía impactar a la sociedad conservadora de la época con las vivencias de un niño que, pese a su corta edad, sufre las consecuencias de un amor idealizado y no correspondido que tiene como objeto de deseo a una persona adulta.

Aunque el amor está presente en todas las etapas de la vida y surge entre familiares, amigos y une a dos personas que se eligen para compartir experiencias, el enamoramiento sólo parece ser un asunto de gente adulta. Por eso, asombra que un niño, en vez de pensar en jugar, sufra y hasta llegue a morir de amor por no poder disfrutar su vida junto a Angélica, la mujer que, sin proponérselo, se ha adueñado de su corazón. Mientras su estado empeoraba y sus sentimientos se hacían más profundos, el pequeño, a escondidas, se desahogaba escribiendo sus penas en un diario que guardaba debajo de su almohada. Al quedar al descubierto, esa libreta permitió conocer qué le ocurría al niño en su interior.

Con el tiempo, esta historia alcanzó tal prestigio que no sólo fue traducida a varios idiomas y se convirtió en material de lectura obligatoria en numerosas escuelas, sino que también fue llevada al mundo del cine y adaptada al formato televisivo.