Aunque para los fanáticos de la lectura no es una incomodidad tener acumulados una gran cantidad de libros así como tampoco se dan por vencidos a la hora de intentar conseguir algún viejo libro de su autor favorito, deben ser pocos los que rechacen la idea de tener, en un solo ejemplar, varias historias juntas.

Quienes encuentran irresistibles las obras de Edgar Allan Poe, por ejemplo, deben tener en sus bibliotecas personales un importante caudal de material y no es para menos: a lo largo de su trayectoria, el estadounidense publicó numerosos cuentos, cada uno con un encanto particular.

Trabajos como “Las aventuras de Arthur Gordon Pym”, “El escarabajo de oro” y “Los crímenes de la calle Morgue” seguramente tienen bien ganado el espacio que ocupan en un estante, aunque hay una obra, titulada “Narraciones extraordinarias”, que no sólo es tan recomendable como las ya citadas por su contenido, sino también por ofrecer comodidad.

Gracias a este libro, el lector no necesita ir en busca de muchos relatos, sino que tiene dentro de él a una amplia selección de textos, así como tampoco debe reservar un lugar en su hogar para guardar, por separado, todas las historias incluídas en esta propuesta.

Fieles al estilo de su creador, las narraciones contenidas en este material poseen el típico perfil aterrador, misterioso y macabro de las creaciones de Poe, quien, por medio de esta serie de cuentos, se da el lujo de demostrar, una vez más, su maestría, tanto para la creación de relatos cortos como así también para la elaboración de climas espeluznantes y situaciones misteriosas.

“El gato negro”, “Los hechos en el caso del señor Valdemar”, “La caída de la casa Usher”, “Los crímenes de la calle Morgue” y “La carta robada” son sólo algunos de los títulos que pueden encontrarse entre las páginas de “Narraciones extraordinarias”.