Así como el brasileño Paulo Coelho plasmó en “El Alquimista” una historia sobre la importancia de advertir las señales que nos llevan a hacer realidad nuestros sueños, la escritora Yohana García, quien suele definirse como especialista en terapias del alma, utilizó a “Francesco: una vida entre el cielo y la tierra” como medio para transmitir enseñanzas y consejos espirituales.

La autora argentina elaboró el contenido de esta conmovedora novela inspirada en la sabiduría transmitida por algunos guías espirituales mediante los registros akáshicos, también llamados “libros de la vida”.

En ella, el protagonista es Francesco, un personaje que, tras sufrir una larga enfermedad, comienza a acumular vivencias en el cielo y descubre, gracias a los maestros, cómo tendría que haber actuado para crecer y cuál es el secreto para conseguir lo que uno desea y, de este modo, lograr el bienestar interior.

Lejos de ser una historia del montón que sólo busca entretener por medio de la ficción, este relato intenta transportar al lector hasta el paraíso para que, al regresar a su realidad, comience a dejar huellas en la Tierra. Además, “Francesco: una vida entre el cielo y la tierra” pretende demostrar que la muerte no es sinónimo de fin, sino que siempre queda algún tipo de conexión espiritual con aquellos que permanecen en este mundo y que, si uno cree profundamente en ello, todo se puede lograr.

Al menos, así le ocurrió a ella tiempo después de haber perdido físicamente a su abuelo ya que, según confesó la propia novelista tras recibir un reconocimiento por las altas ventas generadas por la obra, los sueños le permitieron mantener la comunicación entre ella y su adorado familiar.

Convencida de que la muerte no es sinónimo de desaparición ni de ausencia, Yohana García utilizó esa fuerza interior para darle forma a este éxito editorial que surgió con el fin de aliviar la tristeza y el desconsuelo de sus tíos frente a la pérdida de su hija, es decir, de la prima de esta mujer que intenta reconfortar el alma de aquellos que han perdido a un ser querido.