Aunque no existen datos exactos en relación a la creación de “La Odisea”, un poema épico griego compuesto por 24 cantos, se cree que esta obra fue escrita en el siglo VIII a.C. por el poeta griego Homero.

Sin embargo, también existen versiones que indican que este texto había sido escrito en dialecto homérico y completado en el siglo VII a.C. a través de poemas que sólo describían algunos fragmentos de la obra tal como se la conoce en la actualidad.

La historia narrada en “La Odisea” se desencadena tras la Guerra de Troya, cuando el héroe griego Odiseo regresa a su hogar. Ese retorno hacia la isla de Ítaca, donde él poseía el título de rey, dura veinte años, un periodo durante el cual su hijo y su esposa sufren las presiones de aquellos aspirantes al trono que lo creían muerto. En ese contexto, Odiseo recurre a su astucia e inteligencia para escaparse de los continuos obstáculos a los que debe enfrentarse por designio de los dioses.

Esta obra que, junto a “La Ilíada”, constituye uno de los primeros textos de la literatura occidental comenzó a difundirse por vía oral a través de aedos que recitaban el poema de memoria en dialectos pertenecientes a la Antigua Grecia. Ya con la aparición del alfabeto, “La Odisea” pudo ser divulgada de forma escrita.

Al plasmarlo en papel, el texto adoptó una métrica llamada hexámetro dactílico y se utilizó la técnica literaria conocida como “in medias res”, la cual consiste en comenzar la narración a la mitad de la historia.

Además, se la dividió en tres secciones: la Telemaquia (unidad integrada por los cantos del I al IV que da a conocer la realidad de Ítaca ante la ausencia de su rey), el Regreso de Odiseo (división compuesta por los cantos del V al XIII, donde se cuentan las aventuras de Odiseo desde que salió de Troya) y, por último, La Venganza de Odiseo, donde se narra el regreso a la isla.