Para la escritora y periodista mexicana Elena Poniatowska, una mujer que tiene en su haber reconocimientos como el Premio Xavier Villaurrutia, el Premio Nacional de Periodismo, el Alfaguara de Novela y el Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos, pocos acontecimientos y personajes históricos de su país han pasado desapercibidos.

Las soldaderasSu interés por el pasado y la geografía de su tierra y su deseo por mantener vivo el recuerdo de ciertos episodios la han llevado a elaborar propuestas como “Hasta no verte, Jesús mío”, “La noche de Tlatelolco”, “De noche vienes”, “Nada, nadie. Las voces del temblor” y “Las soldaderas”, un material que, hasta el momento, no había sido presentado en Poemas del Alma.

El libro que aparece mencionado en el título de este artículo se lanzó por primera vez en 1999 y gira en torno a un grupo de mujeres que, a su manera, fueron protagonistas de la Revolución Mexicana.

“Las soldaderas”, asegura Poniatowska, tuvieron un rol relevante en ese marco porque, sin su ayuda, “los soldados no hubieran comido, dormido ni peleado”, tal como reproducen desde “El Informador”.

Si la autora consideró importante desarrollar un texto inspirado en estas mujeres fue porque está convencida de que, sin ellas, la Revolución Mexicana no hubiese sido posible. “Ellas la mantuvieron viva y fecunda, como la tierra. Las enviaban por delante a recoger leña y a prender la lumbre y así la alimentaron a lo largo de los años. Sin las soldaderas, los hombres llevados de la leva hubieran desertado”, llegó a afirmar de forma pública la también creadora de “Paseo de la Reforma”.

Aunque “Las soldaderas” ya tiene varios años de antigüedad, su contenido aún es digno de ser apreciado por aquellos amantes de la literatura que deseen conocer o apreciar el accionar de un grupo de mujeres que asumieron diversas tareas con tal de facilitar algunas cuestiones y hacer más llevadera la realidad del momento.