En el verano de 2003, Laura Gallego García, la prolífica escritora española que ya tuvo su merecido espacio en Poemas del Alma por ser la responsable de series exitosas como lo son “Crónicas de la Torre” y “Memorias de Idhún”, desarrolló “La hija de la noche”, un material que compitió por el premio Edebé pero no llegó a conquistar al jurado. Tiempo después, esta obra que en principio iba titularse “Sed” fue publicada como parte de la colección “Periscopio” y se tradujo al catalán.

La hija de la nocheEste libro ilustrado por Jordi Vila está ambientado en Beaufort, un pequeño poblado francés cuya calma se ve interrumpida por un episodio que, a simple vista, parece no tener una explicación razonable: el granjero Henri Morillon ha encontrado desangrada a una de sus vacas.

A juzgar por algunos habitantes, esta lamentable situación guarda relación con la mansión Grisard, un caserón que había permanecido deshabitado hasta el regreso de la enigmática Isabelle, una bella mujer que había huido de la región tiempo atrás. El misterio que envuelve a la figura de esta dama no tardará en alarmar a sus vecinos y, ante ese panorama, el gendarme Max tratará de aclarar la cuestión pero, por su temperamento pacífico, quizás no esté preparado para enfrentar la relidad.

“La hija de la noche” es, por las características de su trama, un relato ideal para ser disfrutado por los aficionados a las historias de misterio. Si después de la lectura de este intrigante material que también fue traducido al italiano quedan ganas de seguir sumergidos en el mundo ficticio que propone la talentosa Laura Gallego García, entonces se puede optar por deleitarse con el contenido de títulos como “El valle de los lobos”, “Las hijas de Tara”, “La leyenda del Rey Errante”, “El coleccionista de relojes extraordinarios” y “Alas de fuego”.