Hace muchos años, una película titulada It horrorizó a una gran cantidad de personas con su trama siniestra y aterradora. Esa historia, que a algunos les encantó y a otros les pareció escalofriante (hasta el punto de no poder terminar de verla), tuvo su origen en un material literario del mismo nombre que se publicó en 1986.

ItEl creador de ese relato, como el título de este artículo lo informa, es Stephen King.

“It”, una novela que fue traducida al español como “Eso”, es una obra donde el terror está muy bien logrado. Para conseguir inquietar a los lectores, el estadounidense ha centrado el argumento en un misterioso ser que mutila y acaba con la vida de los niños de un pequeño pueblo del estado de Maine.

En este relato, el drama se desencadena a partir de la aparición de un payaso macabro que sólo genera destrucción. Esta criatura monstruosa, que es capaz de leer las mentes y se alimenta de los miedos, ha decidido, esta vez, romper la calma que habían logrado los protagonistas de la historia, quienes casi treinta años después de haber realizado una promesa se ven obligados a regresar al sitio en el que pasaron su infancia y juventud.

Sin otra opción que volver a la comunidad de Derry para enfrentarse a su pasado y enterrar para siempre la amenaza que los atormentó cuando eran pequeños, los involucrados en este terrible episodio deciden jugarse la vida para destruir a aquello que, por tantos años, no los dejó vivir en paz.

Dada su antigüedad, es probable que, si ustedes aman el género del terror o tienen a Stephen King entre sus autores favoritos, ya hayan leído este libro. De todos modos, nunca es tarde para volver a leer propuestas que, en algún momento de nuestras vidas, nos hayan impactado. Por esa razón, si tienen a su alcance un ejemplar de “It” y quieren revivir momentos inquietantes, no olviden comenzar con su lectura.