De acuerdo a ciertas versiones, la obra literaria más antigua que haya sido escrita en Cuba data del siglo XVI y es una poesía: “Espejo de paciencia”, de Silvestre de Balboa Troya y Quesada (1513-1620). No se conoce demasiado acerca de este escritor, simplemente que nació en Las Palmas de Gran Canaria y que fue escribano del cabildo de Santa María del Puerto del Príncipe. “Espejo de paciencia”, el poema épico en cuestión, narra un suceso real que tuvo lugar en el puerto de Manzanillo en 1604.

José MartíEn la época romántica, sobresalen autores como Gertrudis Gómez de Avellaneda (1814-1873), Juan Clemente Zenea (1832-1871), José María Heredia (1803-1839) y Cirilo Villaverde (1812-1894), entre otros.

Por esa época, aunque también relacionado con el modernismo, aparece la figura de quien fuera el principal prócer de la independencia cubana: el poeta José Martí (1853-1895). Conocido por los cubanos como “El apóstol”, fue el creador del Partido Revolucionario Cubano (PRC), político, filósofo y periodista.

Martí supo reflejar su fervor nacionalista en numerosos poemas, como “Cuba nos une” (“Cuba es tu corazón, Cuba es mi cielo / Cuba en tu libro mi palabra sea”). Tras sufrir el encierro y el destierro por su lucha independentista, Martí cayó en combate el 19 de mayo de 1895.

Otro de los poetas cubanos que se relacionó con el modernismo fue Julián del Casal (1863-1893). Ya en el siglo XX, se destacaron Mariano Brull (1891-1956), Nicolás Guillén (1902-1989), José Lezama Lima (1910-1976) y Dulce María Loynaz (1903-1997, obtuvo el Premio Cervantes en 1992).

En la época actual, entre los principales exponentes poéticos cubanos se encuentran Pedro Juan Gutiérrez (1950) y Nancy Morejón (1944), quienes aún viven en Cuba. Muchos otros escritores, en cambio, decidieron exiliarse. Como toda la historia cubana post-Revolución, la poesía cubana del siglo XXI se divide entre los adherentes al régimen socialista y los que ansían su caída.