Hace un tiempo, en Poemas del Alma hacíamos referencia a los poemas de agradecimiento. Decíamos entonces que era importante encontrar las palabras justas para mostrar nuestro afecto y nuestro respeto a aquel que nos había ayudado en algún momento de nuestra vida.

Poemas para felicitarEn definitiva, lo que el agradecimiento permite es agasajar y resaltar al prójimo. Algo similar a lo que hacemos cuando nos proponemos felicitar a alguien. Siempre es bueno reconocer el esfuerzo, el talento o la capacidad de quien ha cumplido con su objetivo. La persona que ha logrado llegar a su meta con honestidad merece ser felicitada y aplaudida. La envidia, aquel sentimiento que suele invadirnos en ocasiones, debería quedar siempre a un lado.

Antonio Machado, por ejemplo, supo felicitar y reconocer el talento de un colega en “Al maestro Rubén Darío”. El español define como un maestro a “este noble poeta, que ha escuchado los ecos de la tarde y los violines del otoño en Verlaine”.

Justamente, Rubén Darío homenajeo al francés con “Responso a Verlaine”: “Padre y maestro mágico, liróforo celeste / que al instrumento olímpico y a la siringa agreste / diste tu acento encantador”.

Camilo José Cela, por su parte, se ha encargado de escribir “Catorce versos en el cumpleaños de una mujer”. No es el único poeta que se ha inspirado para saludar a alguien en el día de su natalicio: existen muchos poemas de cumpleaños.

Podría decirse que hay poemas para todas las ocasiones. Siempre habrá una página precisa que nos permita felicitar a un ser querido. Aquellos que se animen a asumir el desafío y consideren que tienen algo especial para decir a un ser único en su momento de gloria, pueden escribir sus propios poemas de felicitación. Tal vez no alcancen la belleza en la expresión de los grandes autores, pero nadie dudará de la originalidad y del esfuerzo realizado.