El latín es la lengua muerta más conocida. Esto quiere decir que este idioma ya no es la lengua materna de nadie (por eso lo de “lengua muerta”). Sin embargo, su importancia histórica es enorme: el latín fue el idioma oficial del Imperio Romano, con aportes del griego, el umbrío, el etrusco y diversos dialectos.

VirgilioLa literatura romana, por lo tanto, consiste en obras escritas en latín. De todas formas, es importante aclarar que, tras la conquista de Grecia por parte de Roma y hasta la disolución del Imperio Romano, se desarrolló un tipo de literatura escrita en griego, pero que formaba parte de la cultura romana.

Los historiadores distinguen entre dos corrientes dentro de la literatura romana: la indígena (que aparece con el origen de Roma y de la que, en la actualidad, sólo se conocen unos pocos fragmentos y vestigios) y la imitada (copias de las obras griegas).

Los arvales, un grupo religioso formado por doce sacerdotes y encargado de organizar la agricultura, fueron los responsables de los primeros cantos tradicionales de la literatura romana. Estos sacerdotes recorrían los campos y, tras sacrificar un animal, entonaban una plegaria con cinco frases distintas, para obtener la ayuda de los dioses en las cosechas.

Livio Andrónico (284 A.C.-204 A.C.) fue un escritor épico romano de origen griego, que se convirtió en el primer maestro griego de Roma y es considerado como el primer autor romano y el fundador de la poesía épica romana. Livio incluso tradujo la Odisea de Homero.

Otro autor romano destacado fue Nevio (235 A.C.-204 A.C.), quien escribió tragedias, comedias y un poema épico, además de traducir la Iliada. La oposición que encontró en la aristocracia romana lo llevó al destierro, por lo que murió en Utica.

Virgilio (70 A.C.-19 A.C.), quien en “La divina comedia” de Dante Alighieri es el guía a través del infierno y del purgatorio; Ovidio (43 A.C.-17 D.C.), un poeta que escribió en verso sobre la mitología de su época; Séneca (4 A.C.-65 D.C.), un filósofo famoso por sus obras moralistas; y Plinio el Viejo (23 D.C.-79 D.C.), un escritor, científico, naturalista y militar, son otros literatos romanos reconocidos.