Cada autor se vuelca por unos u otros recursos literarios para captar la atención del lector. El conocimiento y la utilización más adecuada de las figuras literarias puede colaborar significativamente en alcanzar los objetivos como autor.

Las figuras literarias, también conocidas como figuras de retórica o recursos literarios, son herramientas que nos ofrece el lenguaje para dar belleza a nuestras obras, obteniendo una mayor expresividad y aumentando las posibilidades de que el interlocutor comprenda nuestras intenciones.

Dicho en otras palabras, las figuras retóricas son una desviación del uso normal del lenguaje para conseguir un efecto estilístico determinado.

Hablamos recientemente de la clasificación de los recursos literarios en fónicos, sintácticos y semánticos. En esta oportunidad presentaremos una clasificación importante de las figuras literarias: en figuras de dicción y de pensamiento.

Figuras de Dicción

Las figuras de dicción afectan las formas de las palabras y sólo algunas veces a sus resultados. Entre ellas podemos encontrar figuras de transformación, figuras de repetición, figuras de omisión y figuras de posición.

Las figuras de transformación también reciben el nombre de metaplasmos. Se trata de utilizar formas léxicas que se consideran incorrectas en la lengua ordinaria. Dichas figuras son: prótesis, epéntesis, parágoge, aféresis, síncopa, apócope, diástole o éctasis, sístole, diéresis, sinéresis, sinalefa, ecthlipsis y metátesis.

Se llaman figuras de repetición, las formas que recuerdan algún elemento lingüístico utilizado previamente, pueden ser fonemas, morfemas, sílabas u oraciones; la repetición no debe ser necesariamente exacta pero sí tener referencia con ese elemento.

Las figuras de repetición son: aliteración, onomatopeya, homeotéleuton, anáfora, epífora, complexio, geminación, anadiplosis, gradación, epanadiplosis, polisíndeton, annominatio (paronomasia, derivatio, figura etimológica, diáfora, políptoton), traductio, equívoco/antanaclasis, paralelismo (isocolon, parison, correlación), quiasmo y commutatio/retruécano.

Las figuras de omisión son las utilizadas para presentar una supresión de elementos lingüísticos teóricamente necesarios, con el fin de construir un texto con un determinado color. Se utiliza generalmente para aligerar la expresión.

Entre las figuras de omisión se encuentran: asíndeton, elipsis, zeugma, silepsis, reticencia o aposiopesis, braquilogía y paralipsis (también llamada preterición o pretermisión).

Dentro de las figuras de dicción también existen las figuras de posición que consisten en la alteración del orden que normalmente deberían tener las oraciones, a fin de conseguir una reacción determinada en el lector. Entre estas figuras se encuentran: hipérbaton, anástrofe, tmesis y synchysis/mixtura verborum.

Figuras de Pensamiento

Se llaman figuras de pensamiento a aquellas que modifican el significado de las palabras. Dentro de estas figuras existen varias categorías, estas son: figuras de amplificación, figuras de acumulación, figuras lógicas, figuras de definición, figuras oblicuas, figuras de diálogo, figuras dialécticas (o de argumentación) y figuras de ficción.

Las figuras de amplificación sirven para alargar el contenido de los textos para darles una idea de realce y/o intensificar su significado. Algunas de estas figuras son: paráfrasis, isodinamia, digresión y epifonema.

Las figuras de acumulación sirven para explayarse acerca del contenido o el procedimiento o la adición de elementos que complementan a la idea principal expuesta. Las figuras de acumulación son: enumeración, distributio, epífrasis y epíteto.

Las figuras lógicas son las que permiten conectar diferentes ideas en un texto a través del establecimiento de relaciones lógicas entre ellas. Entre estas figuras están: contradicción o antinomia, antítesis, cohabitación, paradoja y oxímoron.

Las figuras de definición son las que se utilizan para explayarse de forma lingüística sobre los temas que se tratarán en el texto, Describir personas, objetos, conceptos.. Entre estas figuras son: definición, prosopografía, etopeya, ragmatografía, topografía, cronografía y retrato.

Las figuras oblicuas sirven para mostrar una realidad utilizando las palabras en el sentido más apropiado, Entre estas figuras están: perífrasis o circunloquio, lítotes o atenuación, y preterición.

Las figuras de diálogo, las cuales también reciben el nombre de patéticas, son aquellas que pueden ayudar a elaborar un discurso de comunicación. Su intención es incidir afectivamente en el destinatario y pueden ser: apóstrofe, exclamación, interrogación retórica, optación y deprecación.

Las figuras dialécticas, también llamadas de argumentación son las utilizadas para los debates dialécticos, son técnicas argumentativas que tienen por objetivo conquistar al interlocutor a través de palabras y frases adornadas. Entre ellas se encuentran: correctio, dubitatio, communicatio, conciliatio y paradiástole.

Las figuras de ficción son las que permiten presentar situaciones imaginarias como si fuesen reales. Entre estas figuras se encuentran: personificación, prosopopeya y percontatio.

Conocer las figuras literarias puede ayudarnos a conseguir textos con un buen enfoque, pudiendo saber que de acuerdo al texto que deseemos crear contamos con ciertas figuras características del género literario escogido. A medida que más nos involucramos con la escritura mejor podemos utilizar estos recursos y llegamos a obtener textos complejos y bien acabados.

Les dejo un vídeo donde encontrarán ejemplos de las figuras literarias en frases de canciones: