La literatura colombiana, que supo combinar la tradición indígena con la influencia europea, se ha destacado en todos los géneros existentes. Sus autores han producido grandes novelas, poemas muy reconocidos y, por supuesto, numerosos cuentos inolvidables.

Tomás CarrasquillaA la hora de hablar de los cuentos colombianos, pronto se destacan dos nombres: Rafael Pombo y Gabriel García Márquez. El primero, especializándose además en el quehacer poético. El Premio Nobel, en cambio, es también uno de los principales novelistas de la historia latinoamericana.

Pombo, nacido en 1833 e influenciado por el romanticismo anglosajón, se destacó en el ámbito de la literatura infantil. “Cuentos morales para niños formales”, “El niño y la mariposa”, “Cutufato y su gato”, “Pastorcita”, “Simón el bobito”, “El renacuajo paseador”, “Cuentos pintados”, “Doña Pánfaga” y “La pobre viejecita” son algunos de los relatos más populares de este escritor, cuyos cuentos rimados también son considerados como poemas.

Gabo, por su parte, ha logrado trascender como cuentista más allá de novelas como
“Cien años de soledad”, “El coronel no tiene quién le escriba” y “El amor en los tiempos del cólera”. Su libro “Doce cuentos peregrinos”, que implicó un proceso de escritura que tardó más de dieciocho años, es un testimonio de su talento.

Claro que los cuentos colombianos no se agotan con Pombo y García Márquez. Otro autor que escribió relatos breves de gran calidad fue Tomás Carrasquilla, el creador de “Simón El Mago”, “En la diestra de Dios Padre”, “Palonegro”, “El ánima sola” y “San Antoñito”.

Cabe destacar que el Ministerio de Cultura de Colombia declaró al 2008 como Año Carrasquilla, con el objetivo de que las nuevas generaciones se acerquen a la obra de este literato nacido hace 150 años. Las autoridades colombianas, por lo tanto, están ante una gran oportunidad para difundir el valor de los cuentos de este escritor.