Una hacienda del departamento boliviano de Cochabamba fue el lugar de nacimiento de Nataniel Aguirre González, hijo del político Miguel María de Aguirre y su esposa María Manuela González de Prada. Nacido el 10 de octubre de 1843, el futuro escritor se quedaría sin su madre cuando apenas tenía tres años de vida.

Nataniel AguirreNataniel Aguirre cursó sus estudios secundarios en la ciudad de Sucre. Tras recibirse como Bachiller, comenzó una relación sentimental con Margarita de Achá, la descendiente del mandatario boliviano José María de Achá. Aguirre, mientras tanto, continuó con su formación y se graduó como abogado en la Universidad Mayor de San Simón. En 1864, ya recibido, se casó con Achá, con quien tendría nada menos que nueve hijos.

De manera simultánea al desarrollo de su carrera universitaria, Aguirre se acercó a la literatura y el periodismo. De este modo se convirtió en el fundador del diario “El independiente” en 1862 y escribió, dos años después, una obra teatral que tituló “Visionarios y mártires”.

Su trayectoria literaria continuaría con trabajos como “Represalia de un héroe”, “La bellísima Floriana”, “Don Ego” y “Juan de la Rosa: memorias del último soldado de la independencia”. Esta última novela histórica, conocida simplemente como “Juan de la Rosa”, está considerada como uno de los libros más relevantes de la literatura boliviana aunque, en los últimos años, surgieron dudas sobre su verdadera autoría.

Cabe destacar que, más allá de los libros, Nataniel Aguirre fue un importante político y diplomático. Fue un gran opositor a los regimenes dictatoriales de Mariano Melgarejo (quien había derrocado a su suegro) y Agustín Morales, formó parte de la Asamblea Constituyente que se llevó a cabo en 1871 y se desempeñó como diputado, integrante del Consejo de Estado del presidente Frías, ministro de Guerra y ministro de Relaciones Exteriores, además de cumplir otras funciones públicas.

El fallecimiento de Nataniel Aguirre se produjo el 11 de septiembre de 1888 en Montevideo (Uruguay), cuando se dirigía hacia Brasil para cumplir con tareas que le había encomendado el presidente Gregorio Pacheco.