El nacimiento de la escritora Marosa di Giorgio Medici, una descendiente de inmigrantes italianos y vascos que se dedicaron a fundar quintas en algunas regiones rurales de Uruguay, se produjo en la ciudad de Salto el 1 de enero de 1932 (aunque también se dan como ciertos otros años debido a que la poetisa solía confundir con distintas fechas para mantener oculta su verdadera edad).

Marosa di GiorgioSu debut como autora profesional se remonta a la década del 50, época en la cual publicó “Poemas” y ya nunca se alejó del maravilloso mundo de las letras. Al tiempo llegarían “Humo”, “Druida”, “Historial de las violetas”, “Magnolia” y “La guerra de los huertos”, entre muchos otros títulos que le permitieron ganar un fuerte reconocimiento por parte de críticos, colegas y lectores tanto de Uruguay como de otros países.

A fines de la década del 70, después de haber sufrido la pérdida de su padre, Pedro di Giorgio, Marosa decidió abandonar la urbe que la vio nacer para instalarse en Montevideo, donde continuó ampliando su producción literaria y demostrando su originalidad y sensibilidad poética.

Con el paso de los años, varias de las obras creadas por quien fuera colaboradora de la Academia Nacional de Letras de Uruguay y se destacara como una de las voces poéticas más singulares de América Latina fueron traducidas a diversos idiomas, realzadas con múltiples galardones y protagonistas de impresionantes recitales poéticos que solía ofrecer esta admirada mujer.

Marosa di Giorgio, la también responsable de propuestas como “Está en llamas el jardín natal”, “La liebre de marzo”, “Mesa de esmeralda”, “La falena”, “Camino de las pedrerías” y “Diamelas a Clementina Médici” (ésta última inspirada en la figura de su madre), encontró la muerte en la capital uruguaya el 17 de agosto de 2004.