El destacado filósofo, ensayista y musicólogo francés Vladimir Jankélévitch, quien nació en Bourges el 31 de agosto de 1903 y falleció en París el 6 de junio de 1985, se caracterizó por llevar una vida vinculada por completo al mundo de las letras, aunque también desarrolló un perfil militante al afiliarse al Frente Popular y participar en la Resistencia.

Durante su juventud, este integrante de una familia de intelectuales rusos asistió a la École Normale Supérieure para estudiar Filosofía y se desempeñó como profesor en el Instituto Francés de Praga.

Tiempo después de haber regresado a París y haberse doctorado en Letras, este discípulo y amigo del escritor Henri Bergson que, en 1965, fue distinguido en la Universidad Libre de Bruselas con el título de Doctor Honoris Causa, ampliaría su experiencia en el ámbito docente a través de cátedras en Caen, Lyon, Toulouse, la Universidad de Lille y la Sorbona, respectivamente.

“Lo no sé qué y lo casi nada”, “Tratado de las virtudes”, “Lo puro y lo impuro”, “La muerte”, “La paradoja de la moral”, “La música y lo inefable”, “La rapsodia” y “La vida y la muerte en la música de Debussy” son sólo algunos de los títulos que forman parte de la obra literaria de este filósofo y estudioso de la música que, a la hora de escribir, supo inspirarse no sólo en cuestiones relacionadas al género musical sino también en aquellas problemáticas que se presentan en la vida cotidiana y que, de algún modo, se vinculan a nuestra existencia y a las particularidades de la libertad humana.