El teólogo, filósofo y crítico literario alemán Johann Gottfried von Herder, quien supo ser líder del movimiento conocido como “Sturm und Drang” (“Tormenta e impulso”), fundar la Filología Eslava, recopilar literaturas populares desaparecidas, promover el relativismo cultural y, a través de sus escritos, contribuir a la aparición del romanticismo alemán, nació el 25 de agosto de 1744 en Mohrungen (Prusia oriental), en el seno de una familia de origen humilde.

En 1776, este intelectual que estudió filosofía, teología y literatura en la Universidad de Königsberg con el filósofo alemán Immanuel Kant consiguió, gracias a la ayuda de Johann Wolfgang von Goethe (a quien conoció en Estrasburgo en 1770), un cargo gubernamental en Weimar, ciudad alemana donde este pastor protestante que llegó a impartir cursos en una escuela catedralicia de Riga escribió su obra más importante: “Ideas para una filosofía de la historia de la humanidad”. A través de este trabajo que quedó inconcluso, el autor pretendía demostrar que la naturaleza y la historia humana responden a las mismas leyes y que, con el paso del tiempo, las fuerzas humanas antagónicas pueden llegar a ser compatibles.

“Fragmentos acerca de la literatura alemana moderna” (donde Herder pondera la emancipación de la literatura de su país de las influencias extranjeras), “Sobre el estilo y el arte alemán” (creado junto a Goethe), “Ensayo sobre el origen de la lengua” (obra escrita como respuesta a un interrogante planteado por la Academia de las Ciencias de Berlín donde el autor rechaza la teoría del origen divino de la lengua y la analiza desde un punto de vista antropológico) y “Cartas sobre el progreso del hombre” (una obra que deja en evidencia una transformación de Herder alejada del clasicismo alemán y cercana a la poesía de corte didáctico) son otros de los títulos que forman parte de la extensa producción literaria de este alemán que falleció el 18 de diciembre de 1803 en Weimar.