Además de haberse dedicado con éxito a la Arquitectura, Saúl Schkilnik logró demostrar que también tiene talento para la Filosofía y el mundo literario.

Saúl SchkolnikAl recopilar datos sobre su vida uno puede advertir que este hombre nacido en Santiago de Chile el 9 de octubre de 1929 no se conformó con asistir al Instituto Inglés, cursar Arquitectura en la Universidad de Chile, trabajar en el área de viviendas prefabricadas e impartir clases en la institución en la que él se había graduado, sino que se animó a sumar especialidades en el sector vinculado a las letras.

Mientras estudiaba Filosofía (carrera que completó en 1973 en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile), Schkolnik se dedicó a transmitir sus conocimientos y a elaborar textos que le permitieran expresar sentimientos y acercarse a los niños a través de la literatura.

Su primer libro, que recibió el título de “Cuentos de por qué”, apareció en 1964. Años más tarde llegaría “Un cazador de cuentos”, una obra que le permitió obtener en 1979 (año en el que surgieron también “Cuentos adolescentes para románticos” y “Érase una vez un hermoso planeta llamado Tierra”) el primer puesto en el Concurso Latinoamericano de Literatura Infantil.

“Colorín Colorado, ovulito fecundado”, “Cazando fantasías”, “La espina del algarrobo”, “Breve noticia de mi infancia”, “La historia de Fog, un sapo como cualquier otro”, “El ratón forzudo y el resorte”, “Hacia dónde volarán los pájaros”, “Cuentos para tiritar de miedo” y “Manolito bostezos y otros niños modelos” son los nombres de muchos otros trabajos que, hasta el momento, ha publicado este autor que, en la década de 1980, fundó “Alicanto”, una editorial especializada en Literatura infantil.

Saúl Schkolnik, uno de los escritores chilenos más prolíficos en lo que a propuestas literarias para niños respecta, tiene en su haber reconocimientos como el Premio Nacional de Literatura de Chile y el Premio de Literatura Infantil del Consejo del Libro y la Lectura.