Pío BarojaNació en San Sebastián el 28 de diciembre de 1872. Era hijo de Serafín Baroja Zornoza, periodista e ingeniero de minas, y de Carmen Nessi y Goñi, el tercero de cuatro hermanos de una familia tradicional y reconocida en el lugar, heredero de una tradición periodística, iniciada por su bisabuelo, Rafael Baroja.

En 1879, por razones laborales, su familia se trasladó a Madrid, luego residieron en Pamplona y posteriormente retornaron a Madrid.

Se recibió de Médico en Valencia, en 1891, tras una carrera mediocre, doctorándose en Madrid, en 1894. Ese mismo año, se dirigió a Cestona, para comenzar a ejercer la medicina, profesión que muy pronto comprendió que no le gustaba, además de enemistarse con las personas influyentes del lugar, por su carácter rebelde y hosco.

En 1895, retornó a San Sebastián, y de allí se dirigió a Madrid para hacerse cargo de una panadería, legado de su tía, de la cual su hermano Ricardo se había ocupado hasta el momento. Allí colaboró en periódicos y revistas.

Realizó viajes por Europa, acompañado por sus hermanos, por Ramiro de Maeztu, Azorín, o por José Ortega y Gasset.

Sintió afición por la historia y las ciencias ocultas, por las teorías antropológicas de Lombroso y las convicciones filosóficas de Arthur Schopenhauer y Friedrich Nietzche.

En 1935 fue admitido en la Real Academia de la Lengua.

Su vasta obra, de más de cien libros, sencilla y antirretórica, se compone fundamentalmente de novelas, cuentos, ensayos, obras de teatro, lírica y biografías.

Ente sus novelas, de estilo abierto, con episodios sin sucesión de continuidad, se destacan:

“Tierra vasca”, trilogía que comprende La casa de Aizgorri (1900), “El mayorazgo de Labraz” (1903), y “Zalacaín el aventurero” (1909).

Otra trilogía, “La vida fantástica” de índole pesimista y anarquista, comprende “Aventuras, inventos y mixtificaciones de Silvestre Paradox” (1901), “Camino de perfección” (1902) y “Paradox Rey” (1906).

En la trilogía, “La lucha por la vida”, integra “La busca” (1904), “La mala hierba” (1904) y “Aurora roja” (1905).

En “La raza” reúne “El árbol de la ciencia”(1911), “La dama errante” (1908) y “La ciudad de la niebla” (1909).

En la trilogía “El pasado” recopila “La feria de los discretos”, “Los últimos románticos”y “Las tragedias grotescas”.

La trilogía “Las ciudades” Comprende “César o nada” (1910); “El mundo es ansí” (1912); “La sensualidad pervertida: ensayos amorosos de un hombre ingenuo en una época de decadencia” (1920).

“El mar”, reúne “Las inquietudes de Shanti Andía”(1911) “El laberinto de las sirenas” (1923); “Los pilotos de altura” (1931) y “La estrella del capitán Chimista” (1930).

En 1911, publicó “El árbol de la ciencia”.

Escribió una extensa novela histórica compuesta de 22 volúmenes, entre 1913 y 1935, sobre un liberal, antepasado suyo, Eugenio de Aviraneta, que nos revela pasajes históricos de la España del siglo XIX, publicada con el nombre de “Memorias de un hombre de acción”. Sobre este personaje escribió también una biografía “Juan van Halen o Aviraneta o la vida de un conspirador” (1931).

Entre sus cuentos se destacan, su primer libro “Vidas sombrías” (1900), recopilación de la mayoría de sus vivencias como médico en Cestona e “Idilios vascos”.

Entre sus ensayos, “El tablado de Arlequín” (1904), “La caverna del humorismo” (1919), “Momentum catastrophicum o Divagaciones apasionadas” (1924), sátira contra el nacionalismo vasco.

Entre 1944 y 1948 se conocieron sus Memorias, “Desde la última vuelta del camino”, de gran importancia para el conocimiento de su vida y su obra.

Falleció en Madrid, 30 de octubre de 1956. Su féretro fue transportado por sus seguidores, Ernest Hemingway y Camilo José Cela, y enterrado como ateo.

Libros:
La busca
Mala hierba
Aurora roja
El árbol de la ciencia
La dama errante
La ciudad de la niebla
Zalacaín el aventurero