El 6 de enero de 1943, la localidad bonaerense de Mar del Plata fue testigo del nacimiento de Osvaldo Soriano, un escritor y periodista argentino que enriqueció a la literatura de su país con numerosos cuentos, artículos y novelas.

Osvaldo SorianoLa infancia y juventud de este descendiente de la pareja conformada por una mujer de nombre Eugenia y un catalán llamado José Vicente Soriano transcurrieron entre partidos de fútbol, creaciones literarias y distintos lugares de residencia.

Su oportunidad para debutar en el ámbito periodístico llegó en Tandil, ciudad natal de su madre, donde comenzó a trabajar en “El Eco”. Ya en Buenos Aires, el autor sumaría experiencia en medios como “Primera Plana”, “Panorama”, “La Opinión” y “El Cronista Comercial”.

La época de la dictadura militar argentina lo llevó a trasladarse a Bélgica, país que abandonó tiempo después para instalarse en París, ciudad que lo albergó hasta 1984, año en el que decidió regresar a su tierra acompañado por su esposa, la francesa Catherine Brucher.

“Triste, solitario y final”, “No habrá más penas ni olvido”, “Cuarteles de invierno”, “A sus plantas rendido un león”, “Una sombra ya pronto serás” y “El ojo de la Patria” son algunos de los títulos que desarrolló a lo largo de su trayectoria este gran autor argentino. Por la calidad y repercusión de muchas de esas propuestas, Soriano consiguió acumular múltiples reconocimientos tanto en su país como en el extranjero y ver sus obras traducidas a más de quince idiomas y adaptadas a la pantalla grande.

El merecedor de distinciones como el Premio Raymond Chandler, el Carrasco Tapia y el Diploma al Mérito en Letras concedido por la Fundación Konex perdió la vida en Buenos Aires el 29 de enero de 1997. Desde entonces, los restos de Osvaldo Soriano, “uno de los mejores narradores argentinos” en palabras de Tomás Eloy Martínez, descansan en el Cementerio de Chacarita.