El poeta y novelista canadiense Michael Ondaatje (cuyo apellido, según confesó en una oportunidad, es de origen indio pero fue modificado para que sonara más holandés), nació el 12 de septiembre de 1943 en Colombo (Sri Lanka), en el seno de una privilegiada familia donde se había fusionado la sangre holandesa, la singalesa, la portuguesa y la tamilés.

En 1963, tras estudiar durante algunos años en el Dulwich College de Inglaterra, este joven que inició su carrera literaria en 1967 con la publicación de “Los monstruos cotidianos”, viajó a Canadá para asistir a las universidades de Toronto y Queens.

Con el tiempo, Ondaatje no sólo sumaría a su producción colecciones de poemas tales como “El hombre con siete dedos en los pies”, “La rata”, “Un truco con una navaja que intento aprender” y “El pelador de cáñamo”, sino que también se dedicaría a impartir clases en la Universidad de York.

Más allá de haber cultivado el género poético, este autor canadiense se ha destacado a lo largo de su trayectoria a través de novelas como “Las obras completas de Billy el niño”, “El blues de Buddy Bolden” (basada en la vida del músico de jazz Buddy Bolden), “Cosas de familia” (un estudio semiautobiográfico que escribió tras un viaje por su tierra natal), “En una piel de león” (ambientada en el Toronto del “20 y el “30), “Divisadero”, “El paciente inglés” (obra que fue llevada con gran éxito al cine en 1996 y por la cual Ondaatje recibió el Premio Booker) y “El fantasma de Anil” (galardonada con el Premio Médicis).

Gracias a su talento y dedicación hacia el mundo de las letras, en la actualidad Michael Ondaatje está considerado, junto a narradores como Ian McEwan y Martin Amis, como uno de los renovadores del género de la novela en lengua inglesa.