El escritor y guionista James Myers Thompson, quien en el último tiempo recobró notoriedad internacional por ser el creador de la novela que inspiró la película estadounidense El demonio bajo la piel, nació en Oklahoma el 27 de septiembre de 1906.

Jim ThompsonSu afición por la lectura surgió a edad temprana por impulso de uno de sus abuelos, quien lo ayudó a descubrir los fascinantes clásicos que forman parte del mundo de las letras.

En 1921, motivado por la necesidad de ayudar a revertir la mala situación financiera que atravesaba por ese entonces su familia, Thompson decidió dejar de ser sólo lector y asumió el rol de escritor. Su actividad literaria comenzó en un periódico, aunque pronto este empleo fue complementado con otro que se desarrollaba en un hotel y nada tenía de relación con la literatura.

En sus inicios como autor, además, Jim demostró un gran interés y una extraordinaria facilidad para elaborar textos de temática criminal, muchos de los cuales surgían de episodios de la vida real.

Pese a haber logrado una cierta estabilidad en materia laboral, en 1925 los efectos del estrés y la tuberculosis que padecía, sumados a su profunda adicción al alcohol, lo llevaron a perder todo lo que había conseguido y a frecuentar campamentos de vagabundos localizados en Texas. El destino, de todas formas, volvería a estar de su lado tiempo más tarde ya que Thompson se esforzó por sumar experiencia en cualquier ámbito que le permitiera obtener dinero y, a juzgar por la realidad, pudo llevar a cabo sus objetivos.

Tras desempeñarse como obrero de la construcción y bracero, este estadounidense que en 1931 contrajo matrimonio con una telefonista católica de nombre Alberta, publicó algunos textos de su autoría en “Texas Monthly”, estudió Agricultura en la Universidad de Nebraska y trabajó en una pastelería. Pese a todas las actividades que desarrolló a lo largo de su vida, fue su labor literaria la que le brindó la posibilidad de brillar a nivel internacional y a quedar en la historia de su país como un destacado y talentoso novelista.

“Chico malo”, “En bruto”, “Libertad condicional”, “Los timadores”, “Una chica de buen ver” y “Ciudad violenta” son algunos de los títulos más trascendentes que creó este novelista que falleció en California el 7 de abril de 1977.