“El manuscrito encontrado en Zaragoza” es la obra más conocida de Jan Nepomucen Potocki de Pilawa, el novelista polaco nacido el 8 de marzo de 1761 que, a lo largo de su vida, también fue historiador y científico.

Jan PotockiMiembro de una familia noble, este joven nacido en el castillo de Pików fue educado en Podolia, Suiza, Ginebra y Lausana, donde se interesó por las ciencias y la literatura. Al regresar a Polonia, Jan ingresó a la Academia Militar de Viena, pero abandonó dicha institución para viajar y estudiar, dos actividades que lo apasionaron durante toda su vida. De esta forma, el conde Potocki, que llegó a adquirir una gran cultura y a dominar la mayoría de las lenguas modernas y clásicas, recorrió Italia, España, Turquía, Grecia, Egipto, Albania y Montenegro.

Ya de nuevo en Polonia, Jan Potocki contrajo matrimonio con Julia Lubomirska, la descendiente de los príncipes Estanislao Lubomirski y de la princesa Isabel que le dio dos hijos y lo dejó viudo en 1794.

Tras dejar a los niños al cuidado de su suegra, este escritor que se sintió atraido por el esoterismo y el ocultismo, retomó su costumbre de viajar y estudiar. En este contexto, sus aventuras lo llevaron a Holanda, a compartir un vuelo en globo con el aeronauta francés Jean Pierre Francois Blanchard y a recorrer Marruecos. En 1799, el autor apostó por segunda vez al matrimonio al casarse con su prima Constance Potocka, con quien tuvo un hijo.

“Los gitanos de Andalucía”, “Viaje a Turquía y Egipto”, “Viaje al imperio de China”, “Historia primitiva de los pueblos de Rusia” y “Principios para una cronología de los tiempos anteriores a los Juegos Olímpicos” son otras de las obras que componen la producción literaria de este escritor que se suicidó el 2 de diciembre de 1815 con un disparo en la cabeza.