El 17 de abril de 1902 nació en la ciudad de México un niño que, de adulto, dedicaría su vida al mundo de las letras y a las tareas diplomáticas. Estamos hablando de Jaime Torres Bodet, el ensayista y poeta que cursó sus estudios en la Escuela Nacional Preparatoria, la Escuela de Leyes y en la Facultad de Altos Estudios de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Jaime Torres BodetEn 1922, tras enseñar literatura y ser secretario del director de la Escuela Preparatoria, Torres Bodet comenzó, desde su cargo de jefe del Departamento de Bibliotecas, a vincularse con la literatura a través de la revista que organizó, denominada “El libro y el pueblo”. Por ese entonces, este mexicano que, por algunos años, fue embajador de México en París y se desempeñó como Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) desde 1948 hasta 1952, dirigió también la publicación literaria “La Falange” (junto a Bernardo Ortiz de Montellano) y, años después, fue codirector de la revista “Contemporáneos”.

A lo largo de su trayectoria, Jaime Torres Bodet, quien tuvo el privilegio de integrar la Academia Mexicana de la Lengua y El Colegio Nacional y de recibir numerosos honores tanto a nivel nacional como internacional (entre los que se destaca el Premio Nacional de Letras), publicó títulos como “Fervor”, “El corazón delirante”, “Sin tregua”, “Tiempo de arena”, “Balzac”, “Tolstoi” y “Proust”, entre otros.

Fueron muchos los libros de su autoría, pero la obra de este escritor fallecido en mayo de 1974, trascendió mucho más allá de sus relatos, poemas, ensayos y novelas. Durante su desempeño como secretario de Educación Pública, señalan los datos históricos, el también secretario de Relaciones Exteriores (cargo que ocupó de 1946 a 1948) creó diversas instituciones educativas, reforzó la campaña alfabetizadora, inició la Biblioteca Enciclopédica Popular y fundó la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos, entre otras iniciativas desarrolladas.