El nacimiento del dramaturgo, poeta y novelista alemán Gerhart Hauptmann, quien logró trascender a través del tiempo y las fronteras como el intérprete más sobresaliente del movimiento naturalista en la literatura de su país, se produjo en Obersalzbrunn (territorio correspondiente a la actual Polonia) el 15 de noviembre de 1862.

Gerhart HauptmannYa desde su infancia, este autor que en 1912 fue distinguido con el Premio Nobel de Literatura se acostumbró a un estilo de vida nómade que lo llevó, por ejemplo, a pasar algunas temporadas en Breslau (donde intentó sin éxito convertirse en escultor), a trasladarse a la granja de un tío para aprender Agricultura y a instalarse en Dresde. Con el tiempo, sus viajes incluirían también destinos como Jena (en cuya universidad estudió Filosofía y Ciencias Naturales) e Italia.

En 1885, tras contraer matrimonio, Hauptmann se estableció en Erkner (un suburbio de Berlín) y dio inicio a su carrera de escritor. Seis años más tarde, cuando ya había implantado el movimiento naturalista en la literatura alemana moderna a través del drama titulado “Antes del amanecer”, el novelista fijó su lugar de residencia en Silesia. Para ese entonces, por el perfil naturalista de su labor, el autor ya había ganado el respaldo de sus colegas más jóvenes pero tenía en los críticos ortodoxos a sus más acérrimos detractores.

“La piel de castor”, “La campana sumergida”, “¡Y Pipa baila!”, “El loco en Cristo Emanuel Quint”, “El hereje de Soana”, “Los tejedores” y “La isla de la Gran Madre” son otros de los trabajos que, a lo largo de su trayectoria, elaboró este destacado alemán cuyo desempeño literario resultó influido por las obras de carácter realista del dramaturgo noruego Henrik Ibsen.

Gerhart Hauptmann perdió la vida en Agnetendorf el 6 de junio de 1946.