El escritor boliviano José Edmundo Paz Soldán, quien nació en Cochabamba en 1967, forma parte, desde hace un tiempo, de una corriente narrativa latinoamericana que se caracteriza por describir escenarios realistas y registrar a través de la literatura la influencia de los medios de comunicación y las nuevas tecnologías en el paisaje urbano del continente.

A lo largo de su vida, este licenciado en Ciencias Políticas que se recibió en la Universidad de Alabama-Huntsville (institución a la que llegó con una beca como jugador de fútbol) y realizó un doctorado en Lenguas y Literatura Hispana por la Universidad de Berkeley, no sólo ha publicado una gran cantidad de libros, sino que también ejerció la docencia, dictó algunos cursos y fue colaborador en varios diarios, en muchos de los cuales elaboró artículos sobre política y cultura.

Lejos de limitar su trabajo a un género literario específico, Edmundo Paz Soldán ha probado suerte como novelista, ensayista, crítico y creador de cuentos. “Las máscaras de la nada”, “Amores imperfectos”, “Días de papel”, “Alrededor de la torre”, “La materia del deseo”, “El delirio de Turing”, “Alcides Arguedas y la narrativa de la nación enferma” y “Palacio quemado” son algunos de los títulos que forman parte de la destacada producción literaria de este hombre que confiesa ser admirador de Jorge Luis Borges, Mario Vargas Llosa y Franz Kafka, entre otras figuras que han hecho historia dentro del mundo de las letras.

Por las características de sus textos, varios de los trabajos de este autor que residió, durante largas temporadas, en la provincia argentina de Buenos Aires, han sido traducidos a numerosas lenguas y le han permitido obtener importantes reconocimientos a nivel internacional, entre los que se pueden destacar la beca otorgada por la Fundación Guggenheim, el prestigioso Premio Juan Rulfo y el Premio Nacional de Novela en Bolivia.