El escritor español Baltasar Gracián y Morales, a quien se considera un precursor del existencialismo y de la postmodernidad, nació en Belmonte (una localidad cercana a Calatayud) el 8 de enero de 1601. Aunque no se cuenta con información precisa acerca de su infancia, se cree que el autor empezó a involucrarse con el mundo de las letras a partir de sus diez o doce años de vida, época en la que probablemente haya asistido en su ciudad natal a un colegio jesuita.

Baltasar GraciánEn 1619, tras vivir en Toledo junto a su tío y estudiar lógica y latín, Gracián ingresó a la Compañía de Jesús a fin de realizar el noviciado. En 1621 regresó a Calatayud, donde cursó durante dos años la carrera de Filosofía.

Más allá de haberse destacado a través de su faceta de escritor y haber tenido contacto con la intelectualidad cultural aragonesa, hay que decir que la mayor parte de la vida de Baltasar Gracián estuvo vinculada al área religiosa. En este sentido, cabe recordar que el autor se convirtió en sacerdote en 1627 y, a partir de ese entonces, se desempeñó, por ejemplo, en el Colegio de Calatayud como profesor de Humanidades y, más tarde, de Teología Moral y Filosofía, fue confesor del virrey de Aragón Francisco María Carrafa (duque de Nochera), predicador en Huesca, vicerrector del Colegio de Tarragona (donde le brindo contención espiritual a los soldados que tomarían Lérida en la Sublevación de Cataluña) y Maestro de Escritura en Zaragoza.

“El héroe”, “El criticón”, “El político”, “Arte de ingenio, tratado de la agudeza”, “El discreto”, “Oráculo manual y arte de prudencia” y “El comulgatorio” son algunas de las obras literarias creadas por este español fallecido el 6 de diciembre de 1658 en Zaragoza que, a lo largo de su trayectoria, supo cultivar la prosa didáctica y filosófica.