Río de Janeiro vería nacer, en 1941, a una de las autoras de libros infantiles más importantes de las últimas décadas: Ana María Machado. Una mujer que, como veremos a continuación, no sólo se ha dedicado a la creación literaria.

Machado estudió pintura en su ciudad natal y en Nueva York e incluso participó con sus obras en varias exposiciones. Más adelante quiso especializarse en geografía, pero un semestre más tarde abandonó la carrera. Finalmente se doctoró como lingüista en la Ecole Pratique des Hautes Études de París, donde Roland Barthes dirigió su tesis dedicada a João Guimarães Rosa.

A comienzos de la década de 1970, Machado se desempeñó como profesora de portugués en la Sorbona. Su carrera docente continuaría en Río de Janeiro, donde impartió clases de literatura brasileña y teoría literaria. La escritora, por otra parte, también trabajó como periodista para medios como Elle o la BBC.

Sin embargo, su faceta que la llevó a la fama está vinculada a la literatura infantil y juvenil. “Historia medio al revés”, “Del tamaño justo”, “Bisa Bia, Bisa Bel”, “Un montón de unicornios” y “Eso nadie me lo quita” son algunos de sus libros más conocidos. Su incursión en este tipo de relatos le permitió obtener, en 2000, el Premio Hans Christian Andersen.

Un año más tarde, la autora recibió el Premio Machado de Assis otorgado por la Academia Brasileña de Letras al conjunto de su obra. En 2003, esta sociedad literaria escogió a Machado para ocupar la silla número 1 de la institución y sustituir a Evandro Lins e Silva.

Cabe destacar que Ana María Machado también ha mostrado su talento en obras ajenas a la literatura infantil, como “El mar nunca transborda” o “Alice y Ulisses”, se ha dedicado a la recopilación de historias del folclore brasileño, canciones y rimas infantiles y ha trabajado incansablemente por la promoción de la lectura.