Poemas favoritos

 

Alberto Blanco



La música en la edad de hierro




a Gabriel Macotela



Éste no es el viento de los sauces
ni el viento de los eucaliptos,
ni siquiera el viento que enciende las velas
y mueve lentamente los molinos.

No es el viento que desplaza las nubes
en el calendario del verano
ni el viento de la aurora
naciendo en las aves.

Hermanos, hermanas
ésta no es la canción del otoño
ni la canción de los amantes
naciendo el amor a la luz de la luna.

Éste no es el ritmo de los cristales de nieve
ni la danza alterna del día y la noche,
ni el pausado ritmo de tu respiración
y es mi respiración... escucha:
Es la voz de las ciudades enfermas sin remedio

—las láminas, los dados, las varillas—.
El ubicuo motor y el desconcierto
de una época que se disipa.

Es el sonsonete trillado que en el Apocalipsis
encuentra un eco de la transformación:
El reino de la velocidad
y los signos cruzados del tiempo.
Es el estrépito insensato de la industria
—las fábricas mil veces explotadas—.
Rastros de herrumbre y gases insidiosos.
Las fábricas, no tú ni yo.

Fragor, fricción y bruma entre la maquinaria
—horrísono chirriar en esta edad vacía,
en este barril sin fondo—. Es el idioma
internacional de la usura.

La nueva lengua universal:
El esperanto de la infamia
—los alambres, los picos, las cadenas—.
La edad de hierro no reconoce otra voz.

Pero no puede prolongarse eternamente la caída
porque el ruido tiene límites... escucha:
Éste no es el viento de los sauces
ni el viento de los eucaliptos...

Ver métrica de este poema







Poemas de Alberto Blanco



Poema Siguiente >>






  • 1
    Oscar Distéfano

    Precioso poema, con una voz profunda de descontento y desconcierto, ante la desorbitada marcha de la civilización.
    Particularmente, me gustó su lenguaje claro pero de mucha fuerza expresiva.

    Oscar



Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.

Gestionado con WordPress

SitemapSitemap 2Sitemap 3PrivacidadContacto — Publicidad